Sacramento, capital de California, atrapa a sus visitantes por la calidez propia de un pequeño pueblo que mantiene aspectos de su pasado del Far West.  Sus museos y casas victorianas, sus restaurantes emplazados junto al río y su eminente barrio histórico invitan a recorrerla placenteramente.

visitar vacaciones sacramenot

Para empezar a conocer la ciudad es aconsejable arrancar por el Capitolio, una construcción neoclásica que conserva obras de arte y cuenta además con un parque y un museo sobre la historia de California. Si es verano, se puede continuar yendo a la California State Fair, una feria tradicional muy esperada que se lleva a cabo desde hace 150 años con espectáculos de fuegos artificiales, conciertos de música, carreras de caballo y concursos de vino.

Un lugar imperdible es el California State Railroad Museum que es visitado por  más de 600 mil turistas al año. La mayor atracción está en la colección de coches y locomotoras restauradas de los años 1860 a 1950 y se puede dar un paseo de media hora en un tren a vapor.

Es muy recomendable pasear por la costa del río mientras uno elige alguno de los tantos restaurantes que ofrece Sacramento. Y es infaltable adentrarse en el barrio histórico denominado Old Sacramento que aún conserva edificios de 1850, ahora reciclados como museos o tiendas de antigüedades. Caminando por sus veredas de madera nos encontraremos con animadores vestidos de cowboys.

También se pueden dar paseos en bote, carretas o tren histórico. Muchos eligen hacer recorridos en tren desde la Central Pacific Railroad Passenger Station o visitar el Wells Fargo History Museum donde se puede apreciar una colección de carruajes y diligencias antiguas.

Cada vez más turistas deciden conocer Sacramento, un lugar que sin dudas nos transportará hacia aquellas viejas películas sobre el Far West.